ForexOpciones | Los mejores brokers de Forex en España

Negociar con éxito mediante CFDs

Así es como funciona el "todo terreno”


Negociar con éxito mediante CFDs

TRADERS

¿Qué es un CFD?

La abreviatura CFD significa “Contract for Difference”; es decir, contrato por diferencias. El cual es un acuerdo de un trader con su agente de bolsa para llevar a cabo una liquidación en efectivo en base a la diferencia de precios entre la entrada y la salida.

Es fácil de entender la evolución de los precios de los CFDs por una simple razón: representan el precio de cualquier subyacente (acción, índice, materias primas, etc.) en una proporción de 1:1. Por lo tanto, en el caso de los CFDs, el derivado es siempre un producto derivado del instrumento subyacente, que se ofrece a través del agente de bolsa de CFDs respectivo, y no directamente desde el mercado como lo hace el propio subyacente. Existen otros productos que también representan derivados, como los futuros, opciones o certificados. Cada uno de dichos instrumentos tienen características muy especiales que los diferencia de los demás, pero tienen una cosa en común: el rendimiento depende del subyacente. Por ejemplo, en el DAX y otros índices se pueden negociar CFDs, futuros, opciones, knock-outs, certificados y warrants. Hoy, sin embargo, nos ocuparemos de los fundamentos y el funcionamiento de los CFDs.

Ejemplo de CFDs
Veamos un ejemplo sencillo: imaginemos que la acción X cotiza a 100 euros. Si el trader espera una subida de precios, digamos que compra 100 CFDs en dicha acción. Si su precio (y por lo tanto el precio del CFD) sube a 105 euros, el trader ganará 500 euros. En el momento de la venta de sus CFDs, se cierra la posición y se obtiene la ganancia como producto de la diferencia de precios (5 euros) multiplicada por el número de CFDs (100), menos los gastos y los costes de financiación incurridos, pero luego volveremos a este punto. El ejemplo funcionaría igual en el caso de una pérdida: si la acción cae a 95 euros, el trader estaría perdiendo 500 euros. La razón de porqué se pueden obtener grandes ganancias o se incurren en grandes pérdidas radica en el apalancamiento. De antemano, sin embargo, nos gustaría examinar más de cerca la diferencia entre la negociación de la acción y el CFD.

Operando con CFDs desde su agente de bolsa
Los traders sólo pueden negociar CFDs directamente con su agente de bolsa. Lo cual significa que no hay mercado que comercialice directamente este instrumento. Sólo el subyacente al que sigue el CFD, para su formación de precios 1:1, que en nuestro ejemplo es la acción X, se negocia en la bolsa de valores. En otras palabras, el agente de bolsa refleja el precio del subyacente en su CFD y lo ofrece a sus clientes para su negociación. Él es tan sólo el socio operativo y contraparte del trader y es el responsable de proporcionar precios continuos para todos los CFDs ofrecidos. En este punto, se plantea la cuestión de por qué usted debería negociar con los CFDs. Después de todo, cualquier trader podría simplemente operar la acción X directamente en la bolsa de valores al mismo precio. Tendría entonces la ventaja de actuar en un mercado "justo" y no estaría expuesto a los posibles riesgos de ejecución o de contraparte del agente de bolsa. Sin embargo, los CFDs ofrecen algunas ventajas que lo hacen un instrumento interesante, especialmente para los traders.

Simplemente a largo y a corto
Mediante los CFDs, los traders pueden negociar un cierto movimiento del precio del subyacente sin poseerlo físicamente, como sería el caso, por ejemplo, al comprar una acción. Lo cual significa que por lo general podrá operar la caída de los precios, que normalmente no es posible de forma fácil si se operan acciones en el mercado. Como trader de CFDs, sin embargo, el trader no tendrá los mismos derechos que un accionista (por ejemplo, derecho a voto). Lo importante para el trader es la diferencia entre el precio de apertura de la posición y su cierre, que debe ser lo más amplia posible. Lo cual ocurre cuando se venda una posición a largo más cara de lo que la hayamos comprado anteriormente. En una operación a corto es exactamente lo contrario, ya que tendrá que comprar más barato de lo que la ha vendido anteriormente.

Establecer el apalancamiento
Además de la flexibilidad, los CFDs ofrecen otra gran ventaja. En lugar de pagar el valor total de la posición, como cuando se negocia con acciones, es suficiente depositar sólo una fracción de ella en forma de margen que requiere el agente de bolsa. Lo cual da como resultado el efecto del apalancamiento. El total del margen varía entre los agentes de bolsa y depende del subyacente. En el caso de las acciones, suele estar entre 5 y 20 %. Para los índices y las monedas, las tasas de margen son mucho más bajas, y van del 1 al 2 %. Esta última corresponde a un apalancamiento de 100 y 50 respectivamente. Lo cual crea grandes oportunidades, pero también genera enormes riesgos. La fórmula del apalancamiento es igual a 100/margen (en porcentaje). Se aconseja a los principiantes que empiecen con un apalancamiento pequeño y que siempre mantengan el riesgo a la vista. Los traders, que no son conscientes de ello, pueden tener pérdidas masivas en cualquier momento.

Vigile siempre los riesgos
Veamos por qué los CFDs conllevan tanto riesgo cuando se usan incorrectamente. Hemos visto que el apalancamiento se genera del hecho de que el trader no tiene que depositar el precio total de compra del subyacente sino solamente una fracción de esta suma. Lo cual no significa que usted pueda ¡sentarse y relajarse! Porque la responsabilidad real del trader se extiende siempre sobre el valor de la posición entera. Volvamos a nuestro ejemplo con la acción X. Compramos 100 acciones mediante el CFD de esta acción, que actualmente cotiza a 100 euros. En nuestro mercado de valores, tendríamos que tener disponibles para el mismo propósito 10.000 € y pagarlos en el momento de la compra. El apalancamiento de la acción es por tanto de 1, ya que pagamos 10.000 euros por una posición valorada en 10.000 euros. Sin embargo, nuestro agente de bolsa ofrece un margen del 10 %. Lo cual significa que sólo tenemos que depositar el 10% de nuestra posición total como garantía, es decir, 1.000 euros (10 euros por CFD x 100 acciones). Los 9.000 euros restantes, podríamos abrir más operaciones (es decir, tomar más riesgos), lo que no es el caso con la operación en acciones, ya que el dinero está vinculado a la posición. Si la acción X cae ahora a 90 euros (tabla 1), nuestro margen se habrá agotado y tendremos que añadir más capital para que aumente el margen, a menos que el requisito del margen esté explícitamente excluido, y sea requerido en el futuro. En este caso extremo, se continuará hasta que la acción caiga a 0 o el capital en nuestra cuenta de trading se haya agotado. En este último caso, se producirá la denominada llamada de margen; es decir, una solicitud del agente de bolsa para que usted ingrese fondos adicionales. Si no cerramos nuestra operación en pérdidas, podremos perder más que el margen inicialmente pagado, como también puede ocurrir en el mercado de futuros. Sin embargo, por regla general, el agente de bolsa liquidará las posiciones con el fin de no correr con los riesgos de tener que reclamar contra sus clientes. En un caso extremo, sin embargo, también puede ocurrir que el mercado cree durante la noche un gran hueco y se abra contra el trader consumiendo el saldo de la cuenta o incluso forzando una salida inmediata. Estos escenarios siempre deben tenerse en cuenta al negociar con CFDs. Por lo tanto, es recomendable que las posiciones no estén "sobre-apalancadas" al principio, y que se utilice una gestión sofisticada de riesgos defensiva.

Se trata principalmente de acontecimientos extremos, como ocurrió con la libre variación del tipo de cambio entre el euro y el franco el 15 de enero de 2015, que se convirtió en una pesadilla repentina. La Figura 2 muestra un ejemplo de Under Armour. Teniendo sólo una posición de tamaño moderado, este problema no sería tan grave. Imagínese, sin embargo, que el trader no compre 100 CFDs en la acción X con su cuenta de 10.000 euros, sino que compre 500 CFDs en la acción X (valor equivalente a 50.000 €), o 5 posiciones diferentes con un valor equivalente a 10.000 euros. Podrá hacerlo si el margen es del 10 % con lo que “sólo” pagará un margen de 5000 euros. Sin embargo, si el mercado sigue lo suficientemente fuerte contra él, podrá perder todo el margen rápidamente, y tendrá que aportar más capital (5000 euros en la cuenta de trading) y correrá el riesgo de perder todo su capital de trading. Este sería el caso en el que la acción X, de la que compró 500 CFDs, cayera a 80 euros (-20 euros x 500 = -10.000 euros). Los traders de CFDs siempre deben conocer la relación entre el margen, el tamaño de la cuenta y el tamaño de la posición. Mientras tanto, la mayoría de los agentes de bolsa ofrecen cuentas de CFDs sin margen adicional. Además la regulación también planea prohibirlas. Sin embargo, el trader debe evitar siempre la posibilidad de meterse en una situación en donde el tamaño de sus posiciones crezca más de la cuenta.

Las oportunidades para los traders
Después de examinar los riesgos de los CFDs, veamos las oportunidades que nos ofrecen. Si los utilizamos correctamente, una operación con CFDs permite realizar una operación equivalente a la de un profesional con cantidades relativamente pequeñas. Si asumimos un escenario positivo para nuestro ejemplo de 100 CFDs en la acción X, que sube a € 115 (Tabla 1), obtendremos un beneficio de € 1.500. Teniendo que depositar tan sólo 1.000 euros de margen. Se trata de un rendimiento del 150 % sobre el capital invertido, mientras que una operación idéntica sobre los subyacentes reales habría generado un rendimiento del 15 %. La razón: en la operación con acciones el trader tendría que pagar el valor de la posición entera; es decir, 10.000 euros. Veamos otro ejemplo, esta vez en el DAX. La figura 3 muestra un ejemplo de operación a corto. Con los CFDs podrá operar la caída de los precios, primero "vender" y luego "comprar", que es exactamente el procedimiento contrario a una entrada a largo. Por supuesto, tendrá que dedicar algún tiempo a comprobar que las órdenes están en la dirección correcta de la operación. Muchos traders han cometido el error de colocar una operación a corto en lugar de una operación a largo por error, o viceversa. En consecuencia, la obtención de ganancias o pérdidas en una operación a corto simplemente funciona al revés que en una operación a largo. En la figura 3, el DAX se vendió a 11.720 puntos. Por lo tanto, el CFD equivale a un capital de 11.720 euros. Sin embargo, el margen, es tan sólo del 2 %, es decir, de alrededor de 234 euros por CFD. Si vendemos 10 CFDs, el tamaño de la posición es de 117.200 euros. Para limitar el riesgo, siempre pondremos un límite de pérdidas, en este caso estará en 11.735 puntos. Si se llega hasta el límite de pérdidas, perderemos 150 euros (10 x 15 euros de distancia al límite de pérdidas). Nuestra toma de beneficio está en 11.660 puntos. Si se logra llegar a él, ganamos 600 euros (10 x 60 euros entre la entrada y salida). Los traders que controlan estrictamente su riesgo pueden tener varias posiciones simultáneamente, diversificando así sus operaciones. Esto con una cuenta no apalancada no sería posible, ya que el capital estaría invertido instantáneamente. Sin embargo, no debería exagerarse, como ya hemos demostrado con la advertencia de riesgo ya comentada.

El coste de los CFDs
Para los traders, los costes también desempeñan un papel importante. Hay 4 factores que afectan al operar con un CFD: horquilla, comisión, deslizamiento y costes financieros. La horquilla se aplica a todos los instrumentos de negociación. Sin embargo, el apalancamiento puede variar de un proveedor a otro. Por regla general, la horquilla se basa en el mercado respectivo y su liquidez. Por un lado podría ser un agente de bolsa de CFDs con acceso directo al mercado (DMA) los cuales ofrecen los precios originales del mercado respectivo. Por ejemplo, puede vender la acción X al mismo tiempo por 99,95 euros o comprarla por 100,05 euros, lo que corresponde al precio de referencia correspondiente del Xetra en ese momento. Al cierre, los agentes de bolsa con DMA, en particular en el caso de las acciones, calculan algunas comisiones adicionales (de compra y venta). Mientras que la horquilla se toma directamente del mercado, el agente de bolsa también tiene que cobrar una tarifa por su servicio de ejecución. El agente de bolsa de CFDs actúa como creador de mercado, por otro lado, ofrecen sus propios precios que se desvían del precio original de los subyacentes respectivos. Por lo general, los márgenes son algo más amplios que en el mercado de referencia; Muchos de los agentes de bolsa renuncian a las comisiones adicionales. En particular, los CFDs sobre los índices, materias primas o monedas a menudo no tienen comisiones. A veces también hay modelos de costes mixtos. El deslizamiento es un coste que puede surgir durante la ejecución de la orden y puede ocurrir en todos los instrumentos de negociación. Si, por ejemplo, usted tiene una orden de límite de pérdidas para el DAX en 11.500 puntos y no existen posiciones en el mercado, el agente de bolsa sólo puede cerrar la operación al precio siguiente. Por lo general, la ejecución es un poco peor. A la inversa, sin embargo, también puede ser, que se obtenga un precio de cierre ligeramente mejor con las órdenes limitadas. El cuarto componente es crucial: los costes de financiamiento. Están asociados al margen, por el que el trader deposita solamente una pequeña parte del valor de la posición total como colateral. La parte restante es financiada por el agente de bolsa y se calcula en base a la tasa de interés. El conjunto se puede comparar con un préstamo a corto plazo, por el que el trader recibe financiación durante el tiempo durante el que tiene abierta la operación en bolsa. Los costes de financiamiento se calculan generalmente a partir de una tasa de interés diaria en la moneda respectiva y una prima, dependiente del proveedor, de 2 a 4 puntos porcentuales. En la zona del euro, el EONIA (Euro Overnight Index Average) se utiliza generalmente como la tasa de interés intradiaria. Los costes de financiamiento sólo se pagan si las posiciones se mantienen durante la noche, pero no durante el día.

El mercado de CFDs en Alemania, siendo el mayor mercado europeo
Por último, echemos un vistazo al mercado de CFD en Alemania. Como se muestra en las figuras 4 a 6, la historia de éxito continúa: Según la asociación de CFDs, el número de cuentas de CFDs aumentó en un 36,5 % hasta alrededor de 173.587 en comparación con 2015 (Figura 4). Por otra parte, el número de transacciones cayó ligeramente en un 3,5 % hasta alrededor de 68,6 millones (Figura 5). El volumen total negociado también disminuyó ligeramente del 5,9 % a 1.847,2 mil millones de euros (Fig. 6). Este volumen de movimiento se refiere al del instrumento subyacente, es decir, las posiciones reales, completas (no sólo el margen). Un poco sorprendente es el hecho de que los índices de renta variable permanezcan en la parte superior de la lista de favoritos de los traders privados de CFDs (Fig. 7). En 2016, aproximadamente el 90 % de todos los volúmenes comercializados representaron índices como el DAX o el Dow Jones. El volumen de negociación en divisas cayó nuevamente después de la fuerte caída del 2015, y ascendió a sólo 6,6 %. Las materias primas se negociaron de nuevo un 2,4 %. Por otro lado, las acciones representaron el 0,4% y las pensiones el 0,3%.

Conclusión
Los traders de hoy en día tienen un gran elenco de mercados y estrategias. Con los CFDs, pueden moverse entre ellos con facilidad y flexibilidad, sin desvíos innecesarios. Además, la calidad de la fijación de precios, la ejecución de órdenes y el servicio de todos los agentes de bolsa ha mejorado y sigue haciéndolo continuamente. Los traders deben asegurarse de que su agente de bolsa esté sujeto a una autoridad reguladora de confianza. Pero a pesar de todas las ventajas, los CFDs no son juguetes. Los traders deben comportarse profesionalmente y siempre utilizar una gestión de riesgos sofisticada con el fin de evitar grandes pérdidas. En general, podríamos decir que los CFDs representan los mejores instrumentos de negociación para los traders privados que operan a corto y medio plazo siempre que tengan el conocimiento necesario.

 

Este artículo ha sido publicado principalmente en la revista TRADERS' y se reproduce aquí con su permiso. Para leer más artículos y entrevistas interesantes como este, puede visitar www.traders-mag.es con registro gratuito

Forex brokers sugeridos

GKFX

GKFX

  • Depósito mínimo: $0
  • Máximo apalancamiento: 400:1
  • EUR/USD spread: $1.5 pips

IG

IG

  • Depósito mínimo: $1
  • Máximo apalancamiento: 200:1
  • EUR/USD spread: $0.7 pips

XM

XM

  • Depósito mínimo: $5
  • Máximo apalancamiento: 888:1
  • EUR/USD spread: $1 pips